actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Accidentes por déficit respiratorio

La asfixia es la supresión de la función respiratoria por cualquier causa que se oponga al intercambio gaseoso de la sangre en los pulmones, esta da lugar a una serie de consecuencias producidas por la falta de oxígeno utilizable por las células (anoxia) y el exceso de anhídrido carbónico disuelto en la sangre (hipercapnia).


O sea que cualquier obstáculo que deriva en un impedimento de la llegada de aire a los pulmones se conceptúa como asfixia, por ejemplo: sofocación, estrangulación, ahorcamiento, enterramiento … y sumersión. Como es natural, esta ultima es la que nos interesa analizar.

El ahogamiento o asfixia por sumersión, sobreviene estando el cuerpo sumergido, o semisumergido, en el agua, siendo dicho elemento el que impide el paso del aire a las vías respiratorias.

Puede sobrevenir como accidente primitivo y total o como conclusión final de otro accidente o incidente sufrido por el hombre. Estas circunstancias obligan a considerar dos variantes: ahogamiento-asfixia y ahogamiento-sincope.

Ahogamiento-asfixia

Esta forma de ahogamiento es debida a una sumersión primitiva de las vías respiratorias, porque el individuo "respira" agua. La inundación de los bronquios puede ser total o parcial, pero, en ambos casos, la actuación del agua impide la llegada de aire a los pulmones, produciéndose primero la asfixia, y como consecuencia sobreviene posteriormente el sincope. La circulación sanguínea no se detiene hasta transcurrido cierto tiempo, y por dicha causa el cuerpo del ahogado es de color azulado.

Este accidente se produce generalmente: en individuos que no saben nadar; nadadores que se encuentran muy agotados por el mal estado del mar; nadadores enloquecidos por el pánico, o por haber quedado retenidos en el fondo.

Ahogamiento-sincope

En este caso el agua actúa directa o indirectamente como elemento agresor, produciendo un shock que origina el sincope, sobreviniendo después la asfixia obstructiva por la inundación de las vías respiratorias.

Este accidente se produce generalmente por: ataque directo del agua sobre el organismo (hidrocución), shock alérgico, shock reflejo sobre las mucosas naso-faríngeas o laringo-faríngeas, acción del frío, una fuerte emoción o el terror.

En ambos casos el resultado final es la inundación por el líquido elemento, y este hecho es importante, pues se ha demostrado que los trastornos en el organismo humano difieren según se trate de agua dulce o de agua de mar.

Ahogamiento en agua dulce

El agua dulce es hipotónica respecto a la sangre, tiene una concentración salina más débil que la del suero sanguíneo y se absorbe con gran rapidez a través de la membrana de los alvéolos pulmonares.

Esto produce un rápido aumento de la masa sanguínea y una notable dilución de la sangre, con gran destrucción de glóbulos rojos; o sea, una hemólisis. Todo ello provoca un gravísimo trastorno del ritmo cardíaco.

Ahogamiento en agua salada

El agua salada es hipertónica respecto a la sangre por cuanto la osmosis se produce en sentido contrario al del agua dulce. El plasma sanguíneo es atraído hacia los alvéolos pulmonares y los bronquios, produciendo un edema pulmonar intenso. Sin embargo, la masa sanguínea disminuye y no se produce la dilución de la sangre, sino la concentración de la misma.

Al agua que hay en los pulmones se añadirá el liquido proveniente de la circulación, por lo que no habrá sobrecarga en el corazón y los glóbulos rojos serán poco destruidos. Por tanto no se producirá el gravísimo trastorno del ritmo cardiaco como en el agua dulce y la supervivencia del ahogado es más prolongada.

AAutor: E. Sanchez


(click en las fotos)