actualizado el
24/07/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Aletas: informe final

Las aletas facilitan el desplazamiento del buzo bajo el agua, aprovechando al máximo el impulso generado por el movimiento de las piernas, disminuyendo así el esfuerzo necesario para alcanzar una cierta velocidad. El resultado es una mejor relación esfuerzo / rendimiento.

Ninguna aleta es la mejor para todos los buzos, para todas las tareas bajo el agua o para todas las condiciones del medio marino. No obstante conocer las características de los diversos tipos, sus ventajas y desventajas, le permitirá una mejor elección.

La perfomance de las aletas tiene gran incidencia en la eficiencia del buceo, las necesidades de mantenimiento suelen ser diferentes según los modelos y materiales, pero los aspectos más importantes al momento de la elección, deben ser siempre, y, como en el resto del equipo, primero la seguridad, luego el confort y finalmente el gusto.

El mercado ofrece hoy una gran variedad de marcas y modelos. Hay dos grandes tipos de aleta según la sujeción al pie: con talón (talón cerrado o pie completo) y sin talón (talón abierto).

Las primeras suelen ser más económicas, no son ajustables (más incomodas para ponérselas) y no requieren de botas o medias para usarlas. Las sin talón son más caras, normalmente son ajustables mediante hebillas y correas (facilitan su colocación) y requieren el uso de botas o medias.

Hay que tener presente que, como para caminar hace falta quitarse las aletas, el uso de botas o medias de buceo evitará que tengamos que desplazarnos descalzos, algo que puede ser molesto en superficies irregulares.

Además de los tipos descriptos, hay una gran cantidad de variantes según las características de la pala de la aleta en sí misma en cuanto a forma, superficie, longitud, ancho, peso, flotabilidad, nervaduras, flexibilidad y canalizaciones.

La combinación de estos factores hace que una aleta sea apropiada para lograr velocidad o bien facilidad de movimientos. En líneas generales a mayor largo y flexibilidad, hace falta mayor esfuerzo, siendo posible lograr desplazamientos más rápidos. Estas son las aletas preferidas por quienes practican caza submarina o buceo libre.

Normalmente para realizar inmersiones deportivas en aguas abiertas se utilizan aletas más cortas y menos flexibles, ya que a pesar de que no es factible lograr velocidades similares a las anteriores, brindan buena respuesta en rangos de esfuerzos bajos.

En cuanto a la elección de su aleta, antes de comprar un nuevo par, además de tener en cuenta las características y la calidad de los materiales, es importante probarlas, incluso dentro del agua si es posible.

Pruébelas usando los elementos habituales en sus inmersiones, con o sin botas / medias, intercámbielas de pie controlando la facilidad de colocación y quitado. Muévalas de un lado a otro (tirando de un extremo) controlando que ajustan sin lastimar, no deben quedar muy holgadas porque el roce lastimaría el pie, ni muy apretadas porque comprometerían la circulación.

Si tiene oportunidad de testearlas en el agua, verifique su:

- flexibilidad, la aleta debe ser lo suficientemente flexible como para que pueda aumentar la velocidad y el empuje aumentando la frecuencia (no la amplitud) de la patada

- roce, el diseño y uso de las aletas debe evitar que las mismas rocen entre sí

- potencia, una patada con aletas debe brindar una potencia significativa

- direccionamiento, las nervaduras, acanalados y rebordes permiten dirigir el agua hacia atrás (no de lado)

- estabilidad, la aleta debiera evidenciar escaso bamboleo y transmitir un mínimo retorno de movimiento

- corte, deben tener un rebote adecuado para el corte o cierre de cada patada

Hoy día el mercado ofrece aletas de nueva tecnología, siendo un ejemplo de esto las llamadas "aletas partidas", que dejan atrás el concepto de "paleta" con que surgieron las aletas tradicionales, y que permiten, según estudios realizados, mejorar bastante la relación propulsión / esfuerzo en el agua.

Autor: Ramón W. Zarrillo.

 

(click en las fotos)