actualizado el
16/07/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Consideraciones sobre el buceo en cavernas

La práctica del buceo en cuevas o cavernas es una especialidad de riesgo dentro del buceo deportivo y por lo tanto solo puede realizarse luego de haber adquirido los conocimientos teóricos y prácticos para hacerlo en forma segura.

A pesar de que estadísticamente los índices de accidentes de buceo disminuyen año a año, como la cantidad de personas que practican este deporte es cada vez mayor, otro tanto ocurre con la cantidad total de accidentes registrados.

Por tal motivo es fundamental tomar conciencia de las limitaciones que tiene el ser humano en un medio que no le es natural y que a pesar de tener un curso básico de buceador deportivo, esto no lo habilita para bucear en cualquier sitio. De ahí que resulte necesario conocer las dificultades y peligros adicionales, y las normas y procedimientos para tales circunstancias.

En este tipo de buceos el buceador se encuentra en un "ambiente cerrado", a pesar de que puede no ser estrictamente así, afirmamos esto toda vez que no haya una "salida directa a superficie". Estas mismas condiciones se dan cuando realizamos una inmersión por el interior de un barco hundido.

En este tipo de buceos es indispensable el uso de un carrete o reel cargado con suficiente hilo guía para señalizar el recorrido. Esto sirve fundamentalmente para indicar la salida del lugar, pero también es útil para mostrar el camino al buzo que viene detrás o que se sumerge en otro momento.

Otro aspecto a tener en cuenta es la luz o mejor dicho la falta de ella. Esto naturalmente afecta la visibilidad, de ahí que sea necesario llevar los elementos de iluminación (focos, linternas, lámparas y luces químicas) en perfectas condiciones y con baterías que duren toda la inmersión. Por seguridad es imprescindible cierto grado de redundancia en este tipo de dispositivos, por ejemplo 1 linterna adicional de back up o resguardo por buceador.

También es importante tener un buen control de la flotabilidad a fin de minimizar cualquier contacto o roce con el techo, las paredes y particularmente el piso de la cueva. Así se evita la dispersión de los sedimentos frecuentes en este tipo de sitios, y, por ende la correspondiente disminución de visibilidad.

Por supuesto más que nunca deberá prestarse especial atención a las normas de seguridad del buceo en aguas abiertas, planificar la inmersión y aplicar márgenes de seguridad más conservadores que los usados para bucear en condiciones normales y aunque resulte obvio, bajo ninguna circunstancia "jamás bucear solo".

Además del buceo en cavernas como una especialidad del buceo deportivo, también se realiza de manera profesional. Tal es el caso de la exploración de cavernas con fines científicos o el trazado de mapas de sistemas subterráneos, entre otros.

Se trata de un buceo técnico de alto riesgo para el cual es necesario tener mucha experiencia, buena condición física, y más importante aún planificar al detalle cada inmersión en particular.

Normalmente involucran el uso de equipamiento específico, medidas de seguridad redundantes, soporte en superficie, múltiples tanques por buzo, respirar mezclas gaseosas diferentes al aire comprimido y realizar paradas de descompresión, todo lo cual lo aleja un tanto de los alcances del buceo deportivo..

Autor: Florencia V. Lambertine