actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Descubriendo Curaçao

Descubierta en 1499 por Alonso de Ojeda, en su búsqueda de oro y plata, la falta de estos minerales preciosos y su árido entorno, inadecuado para la agricultura, hizo que se la considerara como una isla inútil.

Hoy Curaçao, Aruba y Bonaire forman el grupo ABC de islas en el Caribe y son un reconocido destino para el turismo internacional.

Curaçao, situada a menos de 50 km de la costa de Venezuela, es la más grande del grupo. Es una isla repleta de color e historia, compuesta por una población de casi 50 nacionalidades.

Las fortificaciones y los coloridos edificios de su capital Willemstad, le dan un aire cosmopolita y un toque particularmente tropical. Se levanta alrededor del puerto natural más grande del Caribe, con un constante movimiento de cruceros, petroleros y naves militares, que le permite mantener una prospera economía.

Su gente es sumamente cordial, el idioma oficial es el papiamento (mezcla de holandés, inglés y español), que refleja la rica herencia cultural que compone la isla.

El color y la diversidad de la superficie continúan bajo las limpias aguas que circundan la isla. Casi todos los sitios de buceo están en la costa occidental, menos agreste que la oriental. Una de las características más destacadas de Curaçao, es el fácil acceso a los lugares de inmersión "desde la costa".

En muchas áreas, dentro de los 50 m de playa, la arena da paso a una fantástica variedad de vida. Avanzando sobre el borde del arrecife encontrará esponjas anaranjadas, brillantes e inmensas, esponjas púrpuras de tubo, corales cerebro y estrellas entre otros, mientras grupos de coloridos peces de arrecifes lo rodean.

La visibilidad excede generalmente los 30 m y una mirada en cualquier dirección puede revelar más sorpresas; una extraña y hermosa especie de camarones transparentes que viven entre los tentáculos de las anémonas, peces trompeta intentando camuflarse entre las ramas de una gorgonia, y otros en sus rituales de cortejo o protegiendo sus territorios.

Ya en cotas menos profundas a lo mejor descubre algunos caballitos de mar negros o amarillos, sujetos al coral, o más de una variedad de pequeñas morenas asomando sus cabezas entre los corales.

La oferta de alojamiento está muy bien cubierta por hoteles y resorts, y con excelente servicio para los buceadores. Además de los buceos guiados y embarcados, en ciertos resorts dispondrá de equipo de buceo las 24 hs. del día para efectuar inmersiones por su cuenta, luego de un buceo inicial orientativo. En todos podrá ver inmensas formaciones coralinas además del usual caleidoscopio de vida marina.

Las aguas de la costa del sur pueden estar "movidas", por lo que algunos acceden a ellas por barco. Un naufragio que no debe perderse es el carguero "Superior Producer", hundido en 1977, máxime si hace fotografía submarina. Yace a 180 m de la costa, cubierto por un increíble manto surtido de esponjas y corales y es hábitat natural de miles de peces.

Todos los operadores de buceo están convencidos de la necesidad de proteger el frágil medio ambiente marino, se desalienta el uso de guantes, se remarca la importancia del control de flotación para la protección de los fondos coralinos, y los sitios accesibles por barco disponen de boyas de fondeo.

Pero Curaçao no sólo es buceo, hay un mundo entero de actividades en la isla. Bellísimas playas, una rica flora y fauna en el Parque Nacional Christoffel, el Curaçao Sea Aquarium, la posibilidad de alimentar rayas y tiburones en Animal Encounter. También si lo prefiere tiene a su alcance una vida nocturna vibrante, muchos casinos y restaurantes.

Autor:  Ron L. Gonzalo


(click en las fotos)