actualizado el
16/07/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
El secreto de Filipinas

Al noreste de Palawan en Filipinas se encuentra Taytay, un rústico y antiguo pueblo en cuya bahía se esparcen algunas de las islas más exóticas que puedan imaginarse, siendo sin lugar a dudas un paraíso para los buceadores.

El avión es la forma más cómoda para viajar desde Manila. También puede ir hasta Puerto Princesa (capital de Palawan) en vuelo regular, y luego por caminos de tierra hasta Taytay. Esta última opción, solo recomendable para los que disponen de más tiempo y espíritu, le permitirá hacer un recorrido con frondosos bosques vírgenes e incomparables vistas costeras.

El pueblo tiene un viejo fuerte español construido en el siglo XVIII para proteger a los habitantes de los piratas, también es pintoresco el puerto Santa Isabelle, el lago Danao y las Islas Del Castillo y Elefante. La falta de vida nocturna se compensa con la vuelta a lo natural que se experimenta en este medio.

El único resort en Taytay con facilidades para el buceo está en la isla de Apulit. Poseedora de singulares cuevas y cavernas, está rodeada de arrecifes no contaminados y cristalinas aguas que varían entre el azul y el verde. El club Noah Isabelle, con sus cabañas frente al mar y un experimentado dive master, proporciona una excelente base para los buceadores.

Para quienes cuentan con un presupuesto más modesto, una opción es alojarse en alguna de las pensiones económicas de Taytay, donde además pueden hacer arreglos para realizar alguna excursión. Además no deben descartar la posibilidad de traer el equipo de buceo alquilado desde Palawan.

Una alternativa por demás interesante es alquilar a precios muy razonables, un charter para hacer vida de a bordo, esto puede hacerse en Puerto Princesa y da una flexibilidad muy grande para los buceos en toda la zona.

Tatay ofrece buceo para todos los niveles y requerimientos. Especies marinas solo vistas ocasionalmente en otros lugares, son frecuentes en los sitios de buceo a lo largo de la bahía, desde pequeños camarones hasta grandes tortugas e incluso mantarayas o tiburones ballenas.

El arrecife situado frente al resort ofrece un buceo inicial excepcional con una gran abundancia de peces de arrecife (pez ángel, pez loro, etc.), tortugas y rayas, a una profundidad de 3 m alrededor del muelle. Incluso resulta asombrosa la familiaridad de los cardúmenes siguiendo a los buceadores. El fondo de arena blanca y poca profundidad cae en una pared de aproximadamente 20 m, aumentando paralelamente el tamaño de los peces.

Nabat es una pequeña isla de piedra situada al norte de Apulit. Al este podemos bucear en una pared que cae unos 35 m con corredores y cañadas. Allí encontrará grandes gorgonias, peces ángel, peces loro, barracudas, etc. y un pequeño bivalvo de 3 a 4 cm , conocido como la "ostra eléctrica", que dentro de pequeñas hendiduras en la inmensa pared, emite una ínfima luminosidad eléctrica cuando se separan sus valvas. Al oeste se puede bucear en una pared menos profunda de hasta 25 m.

Entre Nabat y Maytiguid está el Pangalang Crossing, donde en un jardín de corales con muchas esponjas tubo y estrellas de mar, se bucea en medio de fuertes corrientes a 20 m de profundidad. También se puede bucear al sur de Apulit en Piedra Noah.

Malotamban es un sitio distante al norte entre las bahías de Taytay y Aleta de Tiburón, para llegar allí hay que pasar por un área grande de granjas de perlas. El arrecife baja a 35 m revelando, a pesar de no tener tan buena visibilidad como los sitios ya mencionados, un laberinto de grandes corales.

Al suroeste se encuentra Goose Neck, ideal para buceos multinivel con profundidades de entre 5 y 25m y por supuesto gran variedad de peces. En definitiva Taytay es un lugar altamente recomendable para buceadores y también para los amantes de la naturaleza.

Autor: Carlos Reyes