actualizado el
09/04/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Puerto Madryn, capital del buceo argentino

La riqueza de la flora y fauna de sus transparentes aguas hacen que Puerto Madryn, distante 1400 km al sur de Buenos Aires, sea considerada la capital del buceo de la República Argentina.

Esta pujante ciudad del sur patagónico, levantada a orillas del Golfo Nuevo, cuenta con una moderna y completa infraestructura para quienes la visitan: buenos accesos por carretera, aeropuerto, alojamiento, gastronomía, espectáculos, casino, centros comerciales y todos los servicios que cualquier turista pueda necesitar.

Las aguas del golfo no tienen corrientes fuertes, su temperatura varía entre los 18° (verano) y 6° (invierno), la visibilidad lo hace entre los 6 y 14 m (según las lluvias, vientos y mareas), en tanto que la profundidad de los sitios va desde los 5 m hasta los 30 m.

Hay varios operadores bien equipados donde contratar las salidas de buceo, comprar, vender, alquilar o reparar equipos e incluso tomar cursos de todos los niveles. Los sitios de buceo de la zona son:

Piedra Grande y Parque Las Piedras. Estos sitios están ubicados al norte de la ciudad, a 600 m de la costa y 400 m del muelle de Aluar. Son formaciones rocosas, cubiertas de algas, asentadas sobre un fondo arenoso cuya profundidad varía entre los 5 y 11 m. La fauna de estos arrecifes naturales incluye meros, turcos, sargos, pulpos, escrófalos, estrellas de mar, cholgas y anémonas.

Río de Oro. Cercano al muelle L. Piedrabuena, a 800 m de la costa, se encuentran los restos del Río de Oro, goleta de madera de 30 m de eslora hundida a mediados del siglo pasado. La profundidad máxima es de 16 m y el fondo presenta mucho limo, por lo que es conveniente tener un buen control de la flotabilidad para levantar limo y disminuir la visibilidad. La fauna común del lugar incluye meros, turcos, salmones, sargos y cholgas.

Parque Viejo y Parque Nuevo. Estos parques artificiales se formaron arrojando al fondo arenoso: carrocerías, viejas maquinarias, estructuras de hierro y hasta una escultura de madera (El Pastor de los Abismos). Con el tiempo se fueron cubriendo de vida marina (pólipos, algas, etc.) que atrajo una gran cantidad de fauna: turcos, meros, sargos, salmones, pulpos, estrellas y erizos de mar, y pulpos.
Están situados frente a las playas céntricas, a solo 500 m de la costa, suelen contar con plataformas de apoyo, ideales para los bautismos submarinos. La profundidad varía entre los 12 y 17 m (Parque Viejo), y entre 6 y 10 m (Parque Nuevo).

El Arca de Puerto Madryn (30 m profundidad) es un cofre hundido el 30/12/99 con mensajes para las generaciones futuras. La idea es que dichos mensajes, contenidos en cajas estancas, sean leídos en diciembre del 2100, fecha prevista para la apertura del Arca. Además hay un libro de firmas para registrarse y un cofre para dejar un objeto personal, este último es reemplazado por cada buceador que visita el sitio.

El Albatros. Se trata de un pesquero de 30 m de eslora y 7 m de manga, hundido en septiembre de 1998 con el objeto de incorporar otra atracción submarina en la zona. Sus restos, cuidadosamente preparados, yacen a 700 m de la costa a la altura de Punta Cuevas. Alcanzando su puente, a 15 m de profundidad, se comienza el recorrido del casco (está prohibido ingresar) en medio de meros, salmones y turcos. Su proa se asienta a unos 26 m sobre un fondo limoso, en el que abundan los cangrejos, por lo que hay que ser cuidadosos con el control de la flotabilidad.

Punta Cuevas. Es una formación rocosa natural rodeada de un fondo arenoso que no supera los 10 m de profundidad. Su fácil acceso, está frente a Punta Cuevas (monumento al Indio) y a solo 300 m de la costa, la escasa profundidad (5 m) de algunas restingas y la presencia de turcos, meros, pulpos y estrellas y erizos de mar, lo convierten en un sitio ideal para hacer snorkeling.

Punta Este. Este sitio se localiza a 10 km de Madryn por el camino que lleva a la lobería de Punta Loma. Bajando un pequeño acantilado es posible acceder a una serie de restingas poco profundas (6 m) ideales para hacer snorkeling y para buceadores con poca experiencia. Sus paredes están cubiertas de algas, cholgas y anémonas y su fauna incluye cangrejos, caracoles, estrellas, pulpos y nudibranquios.
A poco más de 1000 m mar adentro y con una profundidad promedio de 8 m, se encuentra un conjunto de restingas conocidas como Parque Punta Este. Su fauna y topografía son similares a las anteriores, aunque con mayor presencia de peces.

Folías. El Folías es un barco de 60 m de eslora que encalló hace más de 20 años en playa Paraná, al sur de Madryn. Está semihundido (8/10 m) a 400 m de la costa y, según la marea, su casco sobresale en superficie, lo que lo hace estar muy expuesto a vientos y marejadas fuertes. La colorida variedad de pólipos que cubren sus restos, la presencia infaltable de meros, salmones, turcos, escrófalos y viejas de mar, y la usual transparencia de las aguas que lo rodean, hacen de este sitio uno de los preferidos para la fotografía submarina.

No muy lejos de Madryn es posible descubrir otras opciones de buceo de singular belleza, se trata sitios con poca o nula infraestructura y poco frecuentados. En ellos es común una mayor cantidad y variedad de flora y fauna marina. Punta Pardelas y Puerto Pirámides, en la Península de Valdés, son dos puntos de partida recomendables para lograr buenas inmersiones e incluso llevarse la sorpresa tener encuentros con algún lobo marino, un delfín o … una ballena franca.

Autor: Eduardo Serrano