actualizado el
26/12/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Mi máscara de buceo

La máscara o visor es quizá el componente más importante del equipo básico (máscara, aletas y snorkel) y su finalidad es la de permitirnos ver claramente debajo del agua, lo que logra gracias a la cámara de aire que interpone entre el agua y los ojos del buzo. Por otra parte protege nuestros ojos de eventuales golpes.

Todas las máscaras de buceo deben cubrir los ojos y la nariz. Precisamente gracias a la "naricera" es factible igualar la presión dentro del visor, evitando que la succión que se produce al descender dañe los ojos.

Ello se logra insuflando aire por la nariz dentro de la máscara, maniobra que también permite "vaciar la máscara" (desalojar el agua ingresada) cuando se realiza mirando hacia la superficie. La imposibilidad de hacer esto con las antiparras de natación las hace inadecuadas para el buceo.

Actualmente la silicona es uno de los materiales empleados para la fabricación de visores, ya que su flexibilidad, le da una buena capacidad de ajuste al contorno facial. Esto además de ser importante para evitar el ingreso del agua en el interior del visor, es fundamental para pinzar adecuadamente la nariz y compensar así la diferencia de presión cuando descendemos.

Conocida como la maniobra de Vasalva, esta consiste en pinzar la nariz con los dedos pulgar e índice, cerrar la boca y soplar; al producirse el soplado, la lengua se eleva y, fijándose en el paladar cierra la comunicación con la cavidad oral, mientras queda abierta la cavidad con las vías respiratorias y las vías nasales, y el aire se ve obligado a penetrar por la Trompa de Eustaquio produciéndose el equilibrio de presiones.

Normalmente se emplean cristales templados "tempered glass" en la fabricación de visores, estos pueden ser de uno o más cristales, hay máscaras de cinco o seis, con lo que se logra aumentar sustancialmente el campo de visión de quien usa un visor de este tipo.

También hay máscaras con cristales graduados, para quienes tienen algún tipo de incapacidad visual, que a pesar de su mayor costo hacen posible disfrutar plenamente los escenarios submarinos.

Al seleccionar un visor no solo debe considerar los aspectos estéticos, marca, color o modelo, sino también la amplitud del campo visual y el volumen de aire interior (facilitará su vaciado), pero más importante aún es que el mismo ajuste perfectamente bien en la cara.

El primer control en este sentido es probándose el visor fuera del agua, sin el uso de las correas de sujeción, para luego tratar de retenerlo mirando hacia abajo con tan solo un ligero intento de inspiración por la nariz. Naturalmente la máscara no deberá caer al piso. Asimismo no deje de verificar la facilidad de pinzado de la nariz.

En cuanto al uso y cuidado de la misma, deberemos tener presente las siguientes recomendaciones:
 
- no exponerla mucho tiempo al sol, el calor puede afectar la silicona
- ser cuidadosos en su trato para no rayar o marcar los cristales
- enjuagarla con agua dulce, al igual que el resto del equipo, cuando terminamos una inmersión
- evitar deformaciones de la silicona por períodos prolongados (guarda o transporte)
- conservarlas libre de polvo en un lugar seco


Finalmente no olvide que cuando los cristales se empañan, además de la tradicional saliva o un detergente para vajillas, cualquier casa de buceo dispone de productos que evitan esta molestia.

Autor: Alvaro P. Casarino.