actualizado el
16/07/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Características del buceo nocturno

Siendo una de las prácticas habituales en esta actividad, que tiene de particular este tipo de inmersiones ? La respuesta hay que buscarla en las sensaciones que experimentamos, particularmente las que involucran nuestro sentido de la vista.

Los escenarios, flora y fauna que podemos encontrar en un buceo nocturno, tienen una dimensión totalmente distinta a los de un buceo diurno, aún en el mismo sitio y en condiciones similares.

Indudablemente tal como el agua modifica la percepción de las cosas y hace que el mismo escenario nos impacte de manera diferente bajo el agua o en superficie, algo que podemos apreciar en fondos expuestos a la acción de las mareas, otro tanto ocurre con la falta de luz natural en el buceo nocturno.

Con tan solo la luz de nuestros focos y linternas reflejada en los objetos, desaparece el azul predominante de cualquier inmersión y que inunda todo a medida que nos sumergimos.
Iluminados artificialmente, los colores son los mismos que veríamos en superficie. Además de lo cristalina que puedan ser las aguas, la visibilidad se ve afectada por el alcance de los elementos de iluminación.

Bajo estas condiciones, las referencias a tener presente en nuestro buceo son las luces, ya sean estas las de la embarcación, la costa, nuestro compañero o la propia (cada buzo debe llevar su linterna). Como consecuencia de ello, cualquier dispositivo de iluminación pasa a tener un papel prioritario en la seguridad, y por tanto debemos tener una garantía absoluta sobre su correcto funcionamiento.

La vida submarina que podemos apreciar durante la noche es otra de las cosas que caracterizan estas inmersiones. Como es natural su comportamiento y hábitos son totalmente diferentes, en tanto que hay peces que aprovechan estos momentos para descansar, haciendo posible una observación desde muy corta distancia, otros abandonan sus escondrijos y se transforman en cazadores de la noche, incluso anémonas y actinias, casi escondidas durante el día, extienden sus tentáculos en busca de presas.

A pesar de ser común bucear con operadores de buceo cuyos guías e instructores conocen perfectamente los sitios de buceo y las condiciones de las aguas, no deja de ser importante tener en cuenta algunos aspectos de este tipo de buceos, sobre todo si lo practicamos por nuestra cuenta.

Solo debemos bucear en sitios donde hayamos realizado no menos de una inmersión diurna. Además de mejorar la seguridad y ayudarnos a evitar accidentes, permite apreciar mejor los contrastes entre los buceos. La menor visibilidad resultante de la falta de luz natural compromete la orientación, lo cual puede compensarse, en parte, mediante una familiarización previa del terreno.

Tanto las condiciones climáticas y sobre todo las del mar en particular, deben ser optimas. Cielo despejado, luna llena y aguas calmas son la introducción ideal para una aventura nocturna submarina.

Naturalmente no se puede bucear solo, pero tampoco es conveniente en grupos numerosos, ya que el control global se complica un poco. El buceo nocturno en parejas mejora la seguridad y posibilita superar el mal funcionamiento de los elementos de iluminación, dificultades en la navegación, etc.

Ya sea que se trate de una inmersión de costa o embarcado, es imprescindible señalizar el punto de salida con una luz potente, que se vea de lejos, y ubicada en un lugar bien visible, de ser posible sobre elevada. Cuando el buceo sea embarcado, conviene señalizar el cabo del ancla, de manera de poder usarlo para el ascenso, las luces destellantes suelen ser muy apropiadas para este fin.

Evitar iluminar directamente a otro buzo ya que resultará encandilado por contraste con la oscuridad circundante, lo que le impediría ver nuestras señales. Es aconsejable que cada buceador lleve una luz de localización (las químicas son muy comunes) sujeta al equipo.
Controlar la profundidad con mayor atención, dado que no contamos con la sensación de descenso que hay por disminución de luminosidad en los buceos diurnos.

Finalmente no olvidar que las temperaturas más bajas de la noche hacen más difícil la recuperación de nuestra temperatura corporal, y por otra parte que la oscuridad favorece la perdida de los objetos, por lo que no deja de ser útil controlar las pertenencias y el equipo antes de partir..

Autor: Florencia V. Lambertine

 

(click en las fotos)