actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Snorkeling para chicos

A pesar de que aprender snorkeling es muy sencillo, hay algunos aspectos que ayudan a los niños a desarrollar sus habilidades naturales y disminuyen la ansiedad de los padres por introducirlos en el nuevo mundo submarino.

Actualmente es más fácil compartir la alegría del snorkeling con sus niños. Con mayor cantidad de personas viajando día a día, muchas con playas tropicales como destino, el snorkeling es una actividad recreativa perfecta para la familia entera y especialmente los niños.

Si a sus chicos les gusta el agua y se sienten cómodos en ella, lo primero es proveerse del equipo, y cuanto más apropiado, más agradable será usarlo. Con respecto a la máscara o luneta es importante probársela personalmente, a tal efecto colóquela sobre la cara, sin ajustarla con la correa, y aspire por la nariz verificando que la misma se mantenga firme en el rostro, esto indicará que el agua no se introducirá cuando la use.

Un par de aletas pequeñas y livianas son convenientes para los niños, ya que disminuyen el esfuerzo indebido en piernas, rodillas y tobillos. Finalmente un snorkel sencillo que se adapte bien a la boca. Eventualmente al principio, podría agregarse algún elemento adicional de flotación (cinturón de espuma, flotadores inflables, etc.) en caso de considerarlo conveniente.

El snorkeling debe resultar una experiencia agradable para los más pequeños, y los padres deberán ayudarlos brindándoles los consejos y capacitación apropiadas para hacerlo con absoluta seguridad. Se requiere un poco de instrucción y un tanto de práctica para habituarse a "flotar" boca abajo. Naturalmente el agua de mar, por su densidad, favorece notablemente la flotabilidad en comparación con una piscina de agua dulce.

Es muy importante practicar en un ambiente controlado (poca profundidad) el vaciado de luneta y de snorkel. Aunque normalmente la luneta permanece seca, puede introducirse agua, lo cual resulta bastante molesto. Levantando la cabeza y separando el borde inferior se logra que el agua escurra por debajo. Si del snorkel se trata, un fuerte soplido desalojará el agua, o bien retirándolo de la boca, la gravedad se encargará de vaciarlo.

A continuación hay que concentrarse en el nado con aletas. Estas permiten desplazarse más rápido y en forma más eficiente, o sea una mejor relación esfuerzo / rendimiento. La idea es "deslizarse" en el agua, por lo que los movimientos deben ser relajados, evitando a toda costa el cansancio y facilitando un contacto más natural con el medio marino.

Dominados los pasos anteriores se gana confianza siendo recién entonces posible practicar en aguas profundas. Dado que cada uno desarrolla sus habilidades a su propio paso, es esencial ir encontrando los propios límites de forma natural y sin presiones, esto es aplicable particularmente a los niños y sus relaciones con el agua. Ayude positivamente para que sus chicos reconozcan tales límites.

Por una cuestión de seguridad, no permita que los menores hagan snorkeling solos. No solo podrán visualizar muchas más cosas, sino que disfrutarán más compartiendo experiencias. Naturalmente esto se aplica también a los adultos.

Finalmente es interesante observar que la práctica de esta actividad, al igual que el buceo deportivo, suele arraigar sentimientos muy fuertes de protección de las riquezas marinas y del medio ambiente en general, lo que es más que importante para las generaciones futuras.

Autor: Eduardo Serrano