actualizado el
16/07/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Buceo en el Fin del Mundo

Ushuaia, la ciudad más austral del mundo con sus paisajes silenciosos y coloridos ofrece actividades durante todo el año. El buceo es una alternativa más dentro de este paraíso y deja fascinados a quienes se sumergen por la calidad de sus paisajes submarinos y la emoción de bucear en el punto más austral del mundo.

La mejor época para bucear es de marzo a diciembre, la actividad solar aún no es tan grande y permite una visibilidad que supera los 15 m. La temperatura del agua es de 0 ° a 4 ° e impone el uso del traje seco que requiere de una breve instrucción previa a la inmersión.

Ushuaia Divers es la única operadora de buceo del lugar y la que más conoce cada rincón subacuático de todo el Canal de Beagle.

En general se realizan dos buceos diarios en diferentes puntos, partiendo desde el puerto de Ushuaia en alguna de las embarcaciones que la operadora utiliza. Las salidas se realizan en el velero Unicornio, cómodamente equipado para cambiarse y compartir una placentera navegación o en una lancha pequeña para los sitios más cercanos y para cuando los grupos son más reducidos.

La elección de los puntos de buceo de cada día depende de la dirección del viento, (predomina el sudoeste) , luego se busca el punto más reparado y dentro de esa elección se decide por el que tenga la mejor calidad para amarrar.

Según se navegue hacia el este o hacia el oeste de la península de Ushuaia se encontrarán los lugares de buceo más importantes.

Hacia el Oeste se pueden realizar buceos de costa como el caso de la Isla Redonda en Bahía Ensenada (a 20 m de la costa) o de Puerto Cucharita.

El paisaje submarino en esta zona es lo más parecido a un bosque sumergido de algas de gran tamaño, este se torna deslumbrante cuando los rayos del sol juegan entre los espacios de las inmensas plantas. La profundidad de estos buceos no supera los 12 m.

Hacia el Este se llega sólo embarcado y en general los buceos se realizan alrededor de las islas cercanas al puerto que ofrecen excelentes condiciones de visibilidad y vida marina.

Las islas Bridges son las más visitadas y sugieren hermosas paredes a poca profundidad. Se bucea en puntos como Puerto Karelo, Canalcito e Iturrieta. En Karelo, Ushuaia Divers construyó en la costa un pequeño refugio donde después de la inmersión se comparte un asado.

Este último es el más bonito ya que se encuentra en un canal entre dos islas y presenta más vida marina porque al haber un poco de corriente permite un movimiento de agua que genera una vida marina más rica.

Es fundamental observar detenidamente cada espacio porque cada rincón seguramente guardará escondido alguna centolla descansando, una colorida esponja, una estrella de mar o algún erizo protegiéndose de la corriente. Las esponjas blancas aferradas a las paredes parecen repetir el paisaje nevado del exterior. Los buceos en estas zonas son ideales a 20 m.

Para buzos de poca experiencia el sitio ideal Paso Chico en la isla Dos Lomos. Allí se ven restos de “El Mañana”, velero de madera dedicado a la pesca, que naufragó durante un temporal. Sus restos yacen a 8 m de profundidad entre paredes tapizadas por esponjas de color blanco y anaranjado.

A 14 millas hacia el este del puerto, a la altura de la Estancia Remolino yace sobre su popa el buque Sarmiento a 9 m de profundidad. El buceo en esta zona requiere 8 horas de navegación de ida y vuelta. Se trataba de un buque a vapor de pasajeros que chocó y se hundió en la zona de las islas Lawrens.

Sin lugar a dudas la estrella máxima del canal es el naufragio Monte Cervantes, embarcación de 160 m de eslora localizada cerca del Faro Les Eclaireurs, a 1hs 17’ de navegación. Se trata de una inmersión para buzos experimentados porque se llega a una profundidad de casi 40 m.

La embarcación al ser cortada y dinamitada está con la cubierta invertida. Su penetración exige mucho cuidado porque la estructura no es muy fuerte, por ello sólo es posible ingresar por una parte de las viejas chimeneas con salida al exterior. En su interior es posible ver restos de tubos de ventilación, escaleras y en el fondo vajillas y botellas aún cerradas.

Flora y fauna del canal de Beagle. Dentro de las dos zonas diferenciadas de buceo la fauna es verdaderamente rica.

Las algas, llamadas “cachiyuyos”, son las de mayor presencia en los fondos marinos. Son plantas muy primitivas que alcanzan una longitud de 30 a 40 m y forman bosques costeros dejando un espacio de agua libre entre ellos y la costa atenuando el oleaje. Otro tipo de alga que se desarrolla en la zona es el “luche”, es de color rojo fuerte y es comestible.

La fauna varía entre los poríferos (viven adheridos en el fondo) como las esponjas de color blanco y anaranjado en su mayoría, las anémonas que viven bajo las rocas y las aguas vivas de gran tamaño y hermosos colores violáceos flotando en medio de las aguas.

Las estrellas de mar, erizos. Dólares de mar y pepinos de mar son reconocidas en casi todas las inmersiones. Los moluscos adheridos a las rocas se ven representados por cholgas (en aguas profundas) y mejillones en gran cantidad.

Los crustáceos son importantes en la cadena alimenticia y el de mayor valor comercial es la centolla que llega a medir hasta un metro de diámetro. Los peces que habitan el canal son la merluza austral, y la sardina fueguina. Los mamíferos como lobos marinos, toninas y delfines también tienen sus temporadas en las islas.

Ushuaia ofrece tanto que existe sólo una forma de agradecerle a la naturaleza tanta generosidad, simplemente volviendo.

Traje Seco. Si bien existen cursos para el uso del traje seco, las instrucciones previas a la inmersión son suficientes para un buen manejo del traje y para estar cómodo en el agua. Al ser extremadamente grueso la cantidad de lastre suele ser de un promedio de entre 14 y 18 kilos para todos.

Apenas comienza el descenso el traje comienza a comprimirse y se siente como un apretujón en la piel.

Una válvula conectada al tanque permitirá con una leve presión dejar un poco de aire dentro del traje, lo que evitará esa sensación de estrujamiento que se siente al comenzar el descenso.

Esta maniobra tal vez sea necesaria otra vez si vamos más profundo, lo importante es no estar inflando el traje todo el tiempo si no es necesario, para evitar ascender.

Es importante saber que el manejo de la flotabilidad en el agua la hace el chaleco compensador y no el traje. Otra válvula sobre el brazo izquierdo es la que abre y cierra el agua. Para quienes no tienen experiencia aconsejan dejarla abierta durante toda la inmersión.

Fuera de esto el buceo se realiza comodamente como con el traje húmedo. Los buzos experimentados encontrarán más fácil colocarse el equipo en el agua porque es más confortable el movimiento con el traje dentro de ella.

Autor: Roxana Goronas

 

(click en las fotos)