actualizado el
08/09/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
   buceo / informes
Buceando en vacaciones

Imagínese "flotando" sumergido en el agua, carente de la sensación de peso, observando como una inmensa raya se desliza suavemente a pocos metros de Ud., aprecie la gracia y potencia de los hermosos delfines cuello de botella, explore los restos de naufragios hundidos en las profundidades marinas, aprenda a reconocer la gran variedad de peces y corales de arrecifes.

Bienvenido al mundo del buceo donde gracias al desarrollo de los equipos actuales podrá experimentar en familia toda una nueva gama de sensaciones, transforme sus próximas vacaciones en una aventura submarina !

No tiene que ser particularmente atlético ni fuerte, ni siquiera un excelente nadador para aprender a bucear. Lo fundamental en este deporte es la "seguridad", por cuanto cualquier persona con buena salud y cierto grado de responsabilidad puede hacerlo.

Precisamente por esta última razón, es que, en general no se otorgan certificaciones de buzo a menores de 12 años, e incluso se requiere autorización de los padres mientras no se alcance la mayoría de edad.

Para poder bucear es imprescindible obtener el brevet o certificado de buzo, cosa que se logra luego de seguir un curso de buceo y aprobar el correspondiente examen. Hay varias certificadoras internacionales que determinan los contenidos de los cursos, los procedimientos de los exámenes y los niveles de certificación.

Solo mediante la presentación del brevet y el registro o log de buceos realizados, cualquier operador de buceo le facilitará los servicios y equipos necesarios para una inmersión. El nivel inicial de certificación lo habilita para inmersiones en aguas abiertas.

Más allá de esta exigencia de entrenamiento, hay otra regla básica del buceo y es la de "siempre bucear en pareja, jamás hacerlo solo". Por otra parte al bucear en aguas que no conocemos es fundamental recurrir a los buzos e instructores de los operadores locales que por estar familiarizados con la zona lo guiarán a los mejores sitios, en menos tiempo y con mayores márgenes de seguridad.

Una de las ventajas de la difusión masiva del buceo, es la enorme disponibilidad de recursos a favor de quienes lo practican. Hoy día pueden encontrarse muchas facilidades como disponibilidad de profesionales capacitados, alquiler, venta y reparación de equipos, embarcaciones aptas para el traslado de buceadores, cámaras hiperbáricas, cursos básicos y de especialización, etc.

Las facilidades mencionadas, están más difundidas en el Caribe, como consecuencia de agrupar numerosos destinos de buceo elegidos mayoritariamente con relación al resto del mundo. Esta infraestructura es particularmente adecuada para los buceadores menos experimentados.

La certificación se logra luego de asistir a un curso compuesto por:

Clases teóricas en las que verá aspectos de física y química relacionados con el agua, accidentes de buceo, características de los equipos, normas de seguridad, medio ambiente marino, etc.

Clases prácticas en piscina con el fin de familiarizarse con el medio acuático, introducción en el uso del equipo, práctica de nado y apnea, en definitiva se trata de ir desarrollando habilidades que le permitirán disfrutar de inmersiones seguras.

Salida a aguas abiertas. Finalmente se realiza una salida a aguas abiertas, donde en condiciones reales y supervisados por el instructor, se realizan no menos de cuatro buceos en los que se prueban los conocimientos adquiridos.

En los tiempos vertiginosos que vivimos, también es posible comenzar la práctica de este deporte en las mismas vacaciones, donde se tiene la opción de hacer una introducción básica al buceo, que, a pesar de no ser una certificación le permite realizar inmersiones bajo la atenta mirada de un guía o instructor.

Una opción que crece día a día, es la de hacer el curso completo (clases teóricas, prácticas y salida a aguas abiertas) en forma intensiva. En este caso deberá disponer de una semana entera para el curso.

Finalmente algunas certificadoras ofrecen la alternativa del programa de referencia, que permite realizar el curso (teoría y práctica) con un instructor y hacer la salida a aguas abiertas con otro.

En cuanto al equipo para aprender a bucear, el mismo suele facilitarse por los centros de enseñanza que brindan los cursos, por cuanto no habría necesidad de comprarlos inicialmente, no obstante es conveniente ir equipándose paulatinamente ya que se hallará más cómodo con sus propios elementos.

Autor: Alvaro P. Casarino