actualizado el
10/12/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Acapulco, siempre Acapulco

Este bello y legendario puerto que hace casi cinco siglos fuera sitio predilecto de piratas, tiene todo lo que usted podría desear para pasar las mejores vacaciones: un clima perfecto durante todo el año; bellos paisajes en los que compiten por la atención las dos bahías, las lagunas, las verdes montañas y la incomparable puesta del sol; y casi 10 km de playas de aguas cálidas en las que se puede practicar cualquier deporte acuático.

La Bahía de Acapulco se localiza en la costa del Océano Pacífico, en el estado mexicano de Guerrero, goza de una temperatura promedio de 28° y 360 días de sol al año. Tiene además una de las mejores infraestructuras hoteleras del mundo; restaurantes y parques de diversiones; tiendas y boutiques; sitios para una inagotable vida nocturna y la más desarrollada tecnología para celebrar todo tipo de eventos.

Para que se sienta aún mejor que en casa, en Acapulco hay decenas de hoteles entre los que puede elegir el que más se ajuste a sus gustos y necesidades. Sobre la costera Miguel Alemán y a orillas del mar predominan los grandes edificios que ofrecen, además de un acceso inmediato a la playa, una vista panorámica de la bahía.

Las villas, también muy comunes en el desarrollo turístico, están planeadas para que sus huéspedes gocen de la exuberante vegetación del lugar y de un poco más de aislamiento y privacidad. Hay además hoteles y suites para quienes prefieren alojarse cerca del centro de la ciudad, o lujosas instalaciones en el nuevo desarrollo de Punta Diamante que, aunque un poco alejadas del corazón de Acapulco, se distinguen por la exclusividad de sus servicios.

A pesar de que se antoja un sitio ideal para descansar y pasar las horas tomando el sol sobre la arena, en la bahía los días están llenos de actividad. Para pasar la mañana puede escoger entre numerosas opciones: nadar en alguna de las playas más populares, broncearse mientras practica el ski acuático o el jet ski, salir de pesca, o disfrutar de una vista panorámica desde uno de los ya tradicionales paracaídas.

Para quien prefiera las actividades en tierra firme, la ciudad cuenta con cinco excelentes campos de golf y con más de 50 canchas de tenis. Bien vale la pena organizar una excursión a los alrededores: Barra Vieja, la Laguna de Cayuca y Píe de la Cuesta, famoso por sus atardeceres.

Pero no cabe duda: la magia de Acapulco comienza por sus playas ideales para los deportes acuáticos: ski, windsurf, jet ski, velerismo y el popular paracaídas. De este a oeste, haga un recorrido por la bahía y sus alrededores.

Una pequeña playa de suaves olas y fina arena es Caleta, la más popular entre los acapulqueños. Cerca de los embarcaderos hay una playa ideal para pasar la tarde, Hornos, extensa franja de arena blanca y aguas tranquilas. Por su popularidad entre los turistas, Condesa es la mejor.

Otra playa de oleaje moderado es Icacos, junto a la Base Naval. Para quien busque mar abierto y fuerte oleaje donde practicar surf está Revolcadero. Ya sean de tranquilo o fuerte oleaje, muy visitadas o prácticamente escondidas, Acapulco comienza por sus playas.

Si el día está siempre lleno de actividad, por las noches Acapulco no tiene descanso. La vida nocturna comienza siempre cerca de la medía noche, cuando las calles principales de la ciudad, iluminadas desde horas antes por las marquesinas, comienzan a llenarse de gente decidida a divertirse. Los sonidos de la noche se mezclan con los diferentes tipos de música que se escapan por las puertas de los bares y de los restaurantes.

De acuerdo a sus preferencias, puede buscar un bar con música en vivo de corte romántico, asistir a un show de renombre internacional o entrar en el vértigo de los rayos láser, las luces de colores y la gente que baila sin parar de las modernas discotecas. Típicas en Acapulco son las Fiestas Mexicanas, con antojitos regionales y música de mariachi.

Acapulco tiene muchos atractivos, que encierran la historia, la cultura y las tradiciones del puerto. Uno de ellos es el Fuerte de San Diego, construido en 1616 para defender a la ciudad de los ataques piratas. Hoy alberga un museo histórico.

La Catedral, dedicada a Nuestra Señora de la Soledad, tiene un domo al estilo de las mezquitas y torres bizantinas. La enorme cruz que se observa desde varios puntos del puerto corresponde a la moderna capilla Ecuménica de la Paz, iglesia situada en el fraccionamiento Las Brisas.

Para concluir el día, no hay nada corno ver a los clavadistas de La Quebrada. Se trata de un escenario natural formado por acantilados de 40 m de altura, desde donde se lanzan expertos clavadistas para caer en un brazo de mar de poca profundidad.


Autor: Ron L. Gonzalo