actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Budapest, a los lados del Danubio

La elegante ciudad de Budapest, la capital de Hungría, se constituyó en 1873 con la unión de Buda, en la orilla derecha del Danubio, y Pest, en la margen izquierda. Buda es la vieja ciudad medieval sobre la colina, mientras que Pest más moderna y comercial está en una zona llana.

Podemos comenzar nuestro recorrido por Buda, más precisamente por la Colina del Castillo, desde donde se aprecia la espléndida belleza de las dos partes de la ciudad y del majestuoso Danubio.

Comenzando en el casco antiguo por la Puerta de Viena, se puede caminar por plazas y calles como Táncsis Mihály, Tárnok o Uri, que evocan el pasado histórico del Imperio Austro-Húngaro.

La iglesia de San Matías, en la Plaza Trinidad, escenario de coronaciones de varios emperadores, data del siglo XIII y fue reconstruida en los siglos XIV, XV y XIX. En ella destacan su cúpula azulejada, los murales, la vidriera de la parte trasera y los tesoros artísticos situados en el pórtico sur.

El Bastión de los Pescadores, de finales del XIX, donde sus siete torreones conmemoran a las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el 896. Resulta espectacular la vista del Danubio, el Parlamento y la cúpula de San Esteban, de noche podrá obtener fotos aún más impactantes.

El Palacio Real, residencia de los monarcas húngaros durante siglos, en cuyo interior funciona el Museo de Historia de Budapest y la Galería Nacional Húngara con obras de artistas húngaros y la colección Ludwig, es uno de los más famosos de la ciudad.

La Ciudadela, fortaleza de piedra de enormes dimensiones, que se eleva 60 m sobre el río, el cercano monumento de la Liberación de Budapest de los nazis, y el funicular que sube hasta el Szabadság-hegy, deben figurar en su recorrido.

Cruzar caminando el puente de las Cadenas y admirar las vistas de Buda y Pest a las márgenes del Danubio, es el paseo tradicional de cualquier turista que visita la ciudad. El puente construido entre 1842/47, dispone de una iluminación nocturna que lo hace más fotogénico que de día.

Por su parte Pest concentra las actividades financieras y comerciales, siendo sede de los ministerios, el Parlamento, construido a finales del siglo XIX, comercios, hoteles y salas de espectáculos y convenciones. El centro de Pest se localiza entre la plaza Vörösmarty y la calle Váci y es ideal para adquirir recuerdos de todo tipo.

Puede visitar la isla Margarita, cruzando el puente Margit, verdadero remanso natural dotado de un balneario de aguas termales además de un teatro al aire libre, restaurantes, hoteles y cafés. Ideal para recorrer en bicicleta y pasar un día tranquilo.

Otros sitios interesantes son la Basílica de St. Estephen, la mayor iglesia de Budapest, el monumento a los líderes y héroes nacionales de la plaza de los Héroes, con su singular cambio de guardia. En la plaza se encuentra el Museo de Bellas Artes, con una buena colección de artistas europeos y exposiciones de contemporáneos locales e internacionales.

Un lugar muy popular entre los habitantes de Budapest es el parque Varosliget. Este cuenta con museos, restaurantes y un lago, donde puede pasear en un bote a remo, pero sin dudas su principal atracción es el castillo Vajdahunyad.

Uno de los atractivos de Budapest son sus baños termales, con balnearios erigidos sobre manantiales de aguas calientes con efectos curativos. Son famosos y merecen visitarse, los del hotel Gellért, cuyas instalaciones estilo art nouveau disponen de piscinas, jacuzzis y cubetas termales. Otros conocidos balnearios son: Rudas, Király, Rác y Lukács.

Entre las actividades a agendar, no olvide recorrer el Danubio en una embarcación mientras escucha los compases de un vals y participar de una tradicional una cena zíngara. A tener en cuenta que: "hid" significa puente, "utca" calle y "ter" es plaza.

La ciudad cuenta con adecuada infraestructura hotelera y una interesante oferta en restaurantes y cafés, algunos fundados en el siglo XIX, donde podrá degustar los excelentes platos de la cocina húngara. Tres líneas de subte, varias de buses y tranvías nos permiten desplazarnos sin problemas por toda la ciudad.

Irnos de Budapest es dejar atrás una melancólica ciudad de ensueño, con añoranzas de un pueblo milenario, en la que se funden la belleza y la tragedia de su historia.


Autor: Elena Sariols. Fuente: Revista Ulises


(click en las fotos)