actualizado el
08/09/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
La mayor de las Antillas

El archipiélago de Cuba tiene una superficie de 110.920 km. cuadrados y se encuentra ubicado a la entrada del Golfo de México. Tiene 1.200 kilómetros de largo desde el Cabo de San Antonio (extremo occidental) hasta la Punta del Quemado (extremo oriental).

De norte a sur, su mayor ancho es de 191 kilómetros, entre la Playa de Taracos, al norte de la provincia de Camagüey, y la Punta de Camarón Grande, al sur de la provincia Granma. La porción más estrecha sólo alcanza 31 kilómetros y se encuentra en la zona occidental, entre la Ensenada del Río, la Bahía de Mariel y la ensenada de Majana, en la provincia de La Habana.

Por su ubicación geográfica se dice que Cuba mira hacia todos los caminos, haciendo de la Mayor de las Antillas un crucero de las rutas marítimas y aéreas, que le permitió ganarse el título de "Llave del Nuevo Mundo".

La población supera los 11 millones de habitantes, descienden casi en su totalidad de emigrantes europeos o de esclavos africanos. La Habana, su capital, es una ciudad de casi 3 millones de personas esparcida sobre unos 500 kilómetros cuadrados.

Aunque los ingresos globales brutos están en el orden de los de los países más pobres y cualquiera puede apreciar la increíble carencia de bienes y comodidades, Cuba tiene un nivel cultural alto (más del 95% de alfabetizados) y buen acceso a la asistencia social. Incluso se está desarrollando el "turismo de salud", como consecuencia de su avance en estas áreas.

Una de las características de la isla es la bondad del clima. La temperatura media anual anda por los 25º y no experimenta grandes variaciones en todo el año. Los veranos no suelen ser tan tórridos como los continentales (unos 28º con máximas de 36º) y la humedad anda en torno al 80%, menos que en los climas selváticos tropicales.

En la temporada húmeda, las lluvias, aunque temporalmente intensas y frecuentes, suelen ser breves y no consiguen que el sol deje de verse a diario muchas horas. El período "seco", correspondiente a los meses entre noviembre y abril, no lo es tanto a causa de los frentes fríos provenientes de USA, entonces el mar se vuelve más movido y hasta puede darse que haya 2 o 3 días sin sol y con una fría llovizna. Entre los meses de julio y noviembre, con mayor probabilidad hacia octubre, la isla puede "recibir la visita" de huracanes tropicales.

En lo que respecta a la fauna de Cuba, no hay especies peligrosas. Lo que si resulta recomendable, es usar repelentes para insectos, sobre todo en las zonas de playa, donde los mosquitos son una verdadera molestia.

Con relación a la flora, la misma no es tan densa como podría suponerse (varios siglos de explotación despiadada transformaron el clima a subtropical y abundan las extensas sabanas), aunque en algunos sitios el bosque llega a ser definitivamente una selva. Por cierto, el tráfico de especies protegidas (papagayos, por ejemplo), está celosamente perseguido.

A pesar de que la moneda oficial es el peso cubano, los turistas se manejan exclusivamente con dólares norteamericanos y/o tarjetas de créditos (no emitidas por bancos norteamericanos), dado que son aceptados en todos los comercios y restaurantes a los que tienen acceso.

No compre ron ni tabaco en el mercado negro, está más barato, pero pueden ser falsificados. En cuanto a las propinas, son la principal fuente de ingresos para quien trabaja en el sector turístico y puede decirse que el 10% es lo standard en este sentido.

Autor: Javier Montero


(click en las fotos)