actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Esquiar es fácil

Conocer otras formas de disfrutar la montaña puede llegar a ser muy fácil y divertido. No se deje impresionar por esos videos en los cuales unos tipos locos, destilando adrenalina, se lanzan con sus esquís por una pendiente casi vertical. Para el 99,9% restante de los mortales, entre dos a cien años, esquiar es una forma distinta de hacer turismo, de pasear por una bella montaña, deslizándose en lugar de caminar.

El esquí es un deporte que admite a cualquier persona que tenga ganas de aprender en muy poquitos días una técnica para deslizarse en la nieve. Sólo es necesario un poco de buen humor, ganas de reírse mucho y deseos de pasar unas vacaciones placenteras en familia o con amigos. Incluso los solitarios/as siempre encontrarán compañía y diversión.

He aquí un adelanto de cómo funciona la técnica que nos permite utilizar los esquís.

Estos son, en primer lugar, una máquina de deslizar, aprovechando la muy pequeña fricción entre su superficie de apoyo y la nieve. Pero para que esta máquina se mueva se necesita una pendiente (por eso las pistas de esquí corren cuesta abajo) y con la ayuda de la gravedad, que actúa como motor.

De acuerdo con el grado de pendiente será la mayor o menor dificultad de cada pista de esquí. Cada centro de esquí diseña sus pistas de forma tal de satisfacer todos los gustos, desde el nivel principiante hasta los expertos.

Muchos me preguntan ¿por qué los esquiadores se la pasan haciendo giros a uno y otro lado, en lugar de ir en línea recta?. Les respondo que esa es la única forma de regular la velocidad pendiente abajo. Recuerden que los esquís no tienen freno. Si uno los deja correr directamente hacia abajo se alcanzan velocidades muy altas y se puede perder el control. Entonces, la técnica es gastar algo de energía en cada viraje para ir regulando la marcha.

La otra pregunta habitual es ¿cómo se gira con un par de tablas de casi dos metros de largo bajo los pies?. Dijimos que los esquís son una máquina de deslizar. Bueno, también son una máquina de girar. Uno está pisando con todo el peso de su cuerpo unas tablas que, en consecuencia, flexionan y se curvan.

Si se mantienen las tablas horizontales (con las piernas en posición vertical), uno se desliza en línea recta, pero si se inclinan las piernas hacia un lado, la geometría curva del canto de los esquís sobre la nieve nos hace virar. Si además de inclinar las tablas pasamos casi todo el peso del cuerpo al esquí externo al viraje, lo haremos flexionar más y girar mejor, siendo esta la técnica adecuada.

En nuestro país se puede aprender a esquiar en cualquier centro de esquí. Mi favorito es Chapelco, en San Martín de los Andes. Una de las razones de mi preferencia es esa magia que tiene el deslizarse por entre el silencio de sus bosques de lengas, cubiertas de nieve.

Tengo que mencionar también las exquisiteces en comidas, bebidas y postres que se pueden degustar en los distintos restaurantes o refugios de ese centro invernal.

Cada lugar tiene su diseño propio de menú del día con precios muy accesibles. Por ejemplo, en "Antulauquen", se puede saborear desde una milanesa con fritas o con puré, un guiso de lentejas, un lomito con crema de champiñón, hasta un excelente puchero como lo hacía mi abuelita. Tomando la silla cuádruple se encontrarán con el refugio "Graeff", donde sirven unos chocolates calientes con las gigantes porciones de tortas de los gustos más variados.

Para el que extrañe la pizza, hamburguesas o panchos está el refugio de "Pradera del puma", aunque este año también sirven unas chorreantes y calentitas pizzetas en el refugio "Rancho Manolo".

Los viernes, después de jugar, divertirse y aprender sobre la nieve, los invito a que se queden cerca de "Graeff" y disfruten del bellísimo espectáculo que es la puesta del sol sobre las cumbres de los Andes patagónicos. Luego, tenemos la demostración de los instructores de esquí, un sabroso goulash bien caliente servido en "Antulauquen", con baile incluido y, en la pista 63, los reflectores encendidos para todos aquellos que quieran adentrarse en la magia del esquí nocturno ... imperdible !

Autor: Martha Román