actualizado el
16/07/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
A Ilha da Magia

Capital del estado de Santa Catarina, al sur de Brasil, se encuentra la conocida isla de Florianópolis. Unida a tierra firme por dos puentes colgantes, con 51 km en su mayor extensión, y 18 km en su mayor ancho, cortada por rutas asfaltadas y caminos bordeados de vegetación, dunas, ríos y mucho más.

La isla tiene una excelente oferta hotelera y gastronómica, un aeropuerto internacional, 30 islas más pequeñas, una movida muy intensa en verano, mucha gente alegre y más de 40 "praias". En la variedad de sus playas encontrará para todos los gustos: ensenadas mansas o mar abierto, arenas finas o gruesa, aguas frías o tibias.

Con alrededor de 270 mil habitantes y a pesar de su moderno desarrollo, Florianópolis mantiene viva la cultura "azoriana", lo que se refleja en algunos de sus espectáculos y en su artesanía. Hay 2 parques forestales en la isla: el de Rio Vermelho y el de la Lagoa do Peri.

A pesar de que la meca de todos los turistas son las "praias", vale la pena no perderse ciertos lugares de interés de la ciudad como la Plaza XV de Noviembre, considerada el centro de referencia de la ciudad. Frente a ella está la catedral Metropolitana y a su lado el Palacio Cruz e Souza, que hoy alberga el Museo Histórico de Santa Catarina, sin olvidar por supuesto el Mercado Público Municipal (1898) que actualmente tiene más de 140 locales (artesanías y bares) y es visitado por un promedio de 10 mil personas por día.

La ciudad aún cuenta con diversos otros atractivos turísticos, como la Fortaleza do Anhatomirim construida en 1739, el Fuerte Sant'Ana (actual Museo de las Armas) construido en 1761, y el Puente Hercílio Luz (el que desde 1926 sale en todas las postales).

Las "praias"

En el lado norte de la isla están los balnearios más importantes, siendo asimismo los más desarrollados en lo que se refiere a alojamiento (hoteles o casas en alquiler), comercios, restaurantes, bares, boliches nocturnos y todos los servicios que el turista pueda necesitar.

Canasvieiras, a 27 km. del centro, es la preferida de los argentinos, sus aguas son calmas, cálidas y transparentes, favoreciendo la práctica de todo tipo de actividades náuticas (wind surf, jet sky, kayak, snorkeling, etc.). Por otra parte su vida nocturna es muy apreciada por los jóvenes (y los no tanto) que gustan del ritmo, las fiestas y la diversión.

Jurerê a un lado y Cachoeiras (personalmente la que más me agrada), Ponta das Canas y Praia Brava del otro lado son excelentes opciones para los que buscan tranquilidad y descanso. También debemos incluir aquí a Praia dos Ingleses.

Al sur de la isla aún podemos encontrar pequeños pueblos de pescadores y algunos de sus más preciosos paraísos naturales. Así es Campeche, una extensa playa de mar abierto, de arenas luminosas y vegetación rastrera, muy procurada por los adeptos del buceo.

Siguiendo esa ruta, se descubre las preservadísimas playas de Lagoinha do Leste y Naufragados, con lagunas, pantanales y vegetación nativa. El asfalto lleva aún hasta el pueblo nativo de Pântano do Sul, una ensenada llena de gaviotas y famosa por los platos de mariscos que pueden saborearse en algunos de sus bares.

Hacia el este, podremos visitar la Lagoa da Conceição, laguna ubicada en el corazón de la isla y que es, al mismo tiempo, uno de los más grandes viveros naturales de peces y camarones. De día el programa principal es visitar las famosas "rendeiras" o saciar el hambre en los diferentes restaurantes especializados en mariscos.

Alrededor de la isla, están las dunas que se extienden hasta la playa de Joaquina lugar preferido por los surfistas debido a sus olas. Muy cerca están Praia Mole, Galheta y la Barra da Lagoa.

Como toda isla que se precie de tal, el mar es fundamental y ofrece un poco de todo: paz de espíritu, belleza y hasta pesca, eso sin hablar de las islas más pequeñas, ubicadas en las cercanías, con fortalezas antiguas y reductos de delfines y de ballenas.

Muy cerca de Floripa y ya en el continente, encontrará hacia el sur la playa de Garopaba, que ofrece aguas de todos los tipos. El mar calmo permite agradables paseos de barco, que pueden ser alquilados ahí mismo. La localidad de Laguna con diversas playas, sus edificios históricos y museos es otra opción interesante.

Si vamos hacia el norte están Porto Belo, Bombas, Bombinhas, Itapema y por supuesto el popular Balneario Camboriú. De todas, Bombinhas es la que tiene las playas más bonitas, con un mar profundamente azul y arena muy blanca, razones por las que usualmente está repleta de turistas todos los veranos.

Autor: David E. Acuña


(click en las fotos)