actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Huatulco & Puerto Escondido

La caprichosa naturaleza de sus nueve bahías interconectadas, sus arenas suaves y doradas le otorgan a Huatulco una belleza única que conquista con sólo verlas, donde la práctica de los deportes acuáticos se convierte en una experiencia difícil de rechazar al encontrarse frente a estas emociones.

Una vez ahí y gracias al escenario formado por la naturaleza casi virgen y las más avanzadas instalaciones hoteleras es probable que quiera jugar al tenis, voleibol de playa o golf.

La gran infraestructura turística construida en el seno de una frondosa selva, contrasta con el ambiente provinciano del pintoresco pueblo de pescadores, cuyo pasado se remonta al siglo XVI; cuando era un puerto armador de barcos.

Los islotes, salientes rocosas y la magia de sus playas conviven en armonía con el mar para envolver al visitante en el encanto de sus cristalinas aguas, escenario que evoca al romanticismo y a la diversión en familia.

La comida es un tema que cualquier restaurante en Huatulco domina, gracias a las diferentes especialidades nacionales e internacionales que se sirven en cada uno para el deleite de los paladares más exigentes; el ambiente que se vive en los bares y discotecas es auténtico.

Puerto Escondido, como si realmente estuviera esperando ser conquistado una y otra vez, ajeno a la civilización, este destino se encuentra sobre las exóticas costas del pacífico mexicano bendecido por aguas y clima tropical.

En cuanto la piel se siente acariciada por la suavidad de sus playas y envuelta por la magia del azul intenso del cielo, Puerto Escondido conquista al turista, eso explica por qué vienen a esconderse de la rutina visitantes provenientes de todo el mundo, tal vez por todo esto muchos de ellos han llegado para quedarse acogidos en su cálido ambiente.

La belleza silenciosa de sus arenas captura a los cuerpos que descansan en ellas, empaparse en sus aguas es entablar contacto directo con la naturaleza; lugares como Playa Carrizalillo, al norte del pueblo, donde en medio de paisajes naturales de singular belleza, actualmente se desarrolla un proyecto urbanístico de primer nivel.

El vertiginoso rompimiento de las olas aumenta el interés por la practica de los deportes acuáticos como el surf, esquí, el velerismo y el jet esquí entre otros; incluso se celebra anualmente un torneo internacional de surf, en el que compiten los máximos exponentes de este intrépido deporte.

El pueblo sirve como base de exploraciones hacia la enigmática Laguna de Chacahua y a Manialtepec, territorios gobernados por exóticas orquídeas salvajes, por raras especies de aves y animales acuáticos donde todo es un testimonio majestuoso de la naturaleza.

Autor: Ron L. Gonzalo