actualizado el
26/12/17

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
El Casino de Montecarlo

Recortado encima de una roca sobre el mediterráneo se encuentra el principado de Mónaco. Con una población estable de 28 mil habitantes, de los cuales sólo seis mil son genuinos monegascos, y poco menos de dos kilómetros cuadrados de superficie.

El principado se rige por una monarquía hereditaria constitucional, su idioma oficial es el francés y el franco su moneda legal.

Algunos siglos antes de Cristo, los griegos y fenicios establecieron colonias en esas tierras; incluso levantaron un templo dedicado a Hércules, cuyo apodo griego era Monoikos.

La deformación de ese nombre se utilizó para identificar al territorio que la familia genovesa de los Grimaldi declaró principado independiente, a principios del año 1297.

Está dividido en cuatro zonas de importancia: Mónaco, la capital, establecida sobre una roca de sesenta metros de altura y ochocientos de longitud; la Condamine, un área pintoresca que rodea el puerto; Fontvieille, el sector industrial al sudoeste de la capital; y Montecarlo, famosa por su casino y por la carrera de Fórmula Uno.

Otros edificios importantes del principado son: el Hotel de Paris, el Hermitage, el Sporting Club, el Café de París, el restaurant Maona, las discotecas Parady'z y Jjmmy's, y los clubes de golf y tenis.

Al Casino, diseñado por Charles Garnier, se ingresa por una monumental escalinata de mármol que lleva a la sala Renaissance, de allí se pasa al salón Europa, donde dieciséis pilares de ónix sostienen la decoración Luis XV.

En la sala Américas dominan el oro y el rojo, y la sala Blanca reproduce sobre un enorme panel las Tres Gracias florentinas. El salón Rosa fue habilitado en 1903, exclusivamente para fumar, y a los salones Ordinaire y Privés se acude sólo para jugar.

Han pasado ciento veinticinco años y el Casino de Montecarlo sigue manteniendo las pautas de formalidad que lo caracterizaron desde sus orígenes. Contrariamente a lo que se piensa, la recaudación del Casino representa sólo el cuatro y medio por ciento de los ingresos totales del principado.

Hay otras muchas cosas para ver en este pequeño territorio. El Jardín Botánico, la Gruta del Observatorio, la Catedral y el Palacio del Príncipe son sitios dignos de visitarse, y por supuesto El Museo de Recuerdos Napoleónicos, que conserva numerosos objetos del Emperador Corso

También son dignos de visitar el Museo Oceanográfico, con una deslumbrante variedad de peces exóticos; o el Museo Nacional, una de cuyas salas guarda una colección de muñecas y de autómatas de los siglos XVIII y XIX única en el mundo.

En Montecarlo se da cita el jet set mundial para celebrar el exclusivo y excluyente Baile de la Rosa, en beneficio de la Cruz Roja Internacional, o asistir al Gran Prix de Fórmula Uno, que se desarrolla en sus calles.

Autor: Gustavo Gentimessa