actualizado el
29/10/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Naturaleza & aventura en Puerto Rico

Otra vez estuvimos en la encantadora isla de Puerto Rico, en esta oportunidad pudimos comprobar que además de sus playas, su historia, sus casinos, sus shoppings y por supuesto la cordialidad de su gente, hay una oferta muy interesante y completa en actividades de naturaleza y aventura.

Nos trasladamos con Air Plus en un Airbus A-310/300, prácticamente completa su capacidad para 253 pasajeros, donde disfrutamos de un excelente servicio de a bordo.

Nos alojamos en el Wyndham El San Juan, ubicado en Isla Verde (15 minutos del Viejo San Juan) y sobre la playa. Me agrado sobremanera la variedad de espacios con identidad propia, coincidiendo con lo expresado por su gerente Rafael Sánchez, de impecable atención. También paramos en el Wyndham Old San Juan, muy bien ubicado para el pasajero de cruceros y con un excelente servicio y categoría, igual que el anterior.

Otro de los hoteles en que estuvimos fue el Embassy Suites, ubicado cercano al aeropuerto y que ofrece suites como habitaciones standards, siendo por demás confortables. Finalmente nos alojamos en el Ritz Carlton San Juan, de un lujo, sofisticación y elegancia incomparables.

Una excursión muy interesante para hacer comienza en la marina Puerto del Rey en Fajardo. Allí nos embarcamos en el catamarán East Wind y con las velas extendidas pusimos proa hacia la isla de Icacos y luego Lobos. Un consejo importante, lleve protector solar con un factor de protección elevado y resistente al agua, lo necesitará.

Esta excursión es de día completo e incluye buffet lunch y bebidas a discreción (no deje de probar la piña colada). El catamarán dispone de dos toilettes, una ventana de vidrio para observar el fondo marino, cabina cubierta, tobogán y una cómoda escalera para subir y bajar al agua.

El snorkeling es insuperable con infinidad de peces multicolores de arrecife y gran variedad de corales, algunos desafortunadamente rotos consecuencia del paso de algún huracán. Los peces están acostumbrados a la presencia de los nadadores y llevando un poco de pan logrará que estos se arremolinen alrededor suyo para alimentarse con el pan.

Una mañana nos dirigimos a Piñones, a corta distancia de San Juan, donde guiados por Judith de Ecotours, montamos en bicicletas para hacer un hermoso trayecto de 13 km que combina partes de recorrido a orillas del mar y partes en medio de un hermoso y cuidado bosque.

Luego de almorzar, nos pusimos los salvavidas y arrimamos los kayacks hasta la cercana playa. Allí, tras las indicaciones de rigor, nos internamos en los mangles de a dos por kayak, para un paseo que además de novedoso resultó por demás instructivo sobre las características de este biosistema y la importancia de su preservación.

Ahora bien, si te animas a saborear la aventura, no te pierdas lo que sigue. Salimos temprano (07:00) desde San Juan hacia Arecibo, en la "guagua" (bus) de Aventuras Tierra Adentro, conducida por Noel, y con Rossano (ídolo) nuestro guía, quien cordialmente nos explicó en que consistía la excursión.

Fue en ese momento cuando muchos quisieron desistir del tour, otros en cambio, más valientes intentaron hacerlo más tarde, pero dada la convincente actitud de Rossano … el equipo se mantuvo, y al final del día todos queríamos repetirlo.

La aventura en sí comenzó con una caminata que a través de un sendero se adentra en un cerrado y húmedo bosque.

Una vez que alcanzamos el punto de inicio de la bajada tirolesa, en la ladera de una colina, nos colocamos el casco y el arnés de seguridad, para deslizarnos de a dos en una excitante bajada de 120 m de extensión y a una altura máxima de 80 m sobre un arroyo que corre más abajo.

En la ladera opuesta y tras una breve caminata y un curso intensivo de 15 minutos sobre la técnica del rappell, realizamos una bajada en "rappell" desde una altura de casi 40 m, hasta alcanzar las aguas del río Tanamá.

Luego de un recreo para comer, nos ajustamos el casco, las rodilleras y nos colocamos el salvavidas (aumenta la flotabilidad), para comenzar una flotada de 3 km, utilizando nuestros cuerpos como balsas y empleando la técnica conocida como "bodyrafting". Esta experiencia de 2 hs, nos permitió atravesar cuevas, imponentes cañones, manantiales, una exótica vegetación y muchas sorpresas que nos esperaban en esta divertida aventura.

Concluida la flotada caminamos unos metros hasta la "guagua" para asearnos y volver a San Juan, nuevamente con Noel al volante y mucho más tránsito, en probablemente la parte más "peligrosa" de nuestra excursión. Todos estábamos contentos y cansados por las increíbles experiencias pasadas.

Un capítulo para el final, debe ser por la vergüenza, es el referido a la gastronomía. Puerto Rico tiene una excelente cocina capaz de satisfacer al más exigente, de los platos que probé me limito a recomendarle los "camarones al ajillo", el "dorado a la parrilla" y el "flan de queso", este último de Amadeus (aún me deben la receta), perdón que no siga, pero estas líneas me hacen engordar.

Finalmente una reiteración en cuanto a la calidez, simpatía y atención recibida en todos lados, que solo consigue despertar mis deseos de volver a Puerto Rico "la isla del encanto".

Autor: Jorge Schenone


(click en las fotos)