actualizado el
09/04/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
El síndrome de la clase turista

La dramática expansión del transporte aerocomercial y el incremento geométrico en la cantidad de vuelos, pasajeros y distancias recorridas, han hecho que viajar en avión, además de ser la forma más rápida, resulte muchas veces la única y la más conveniente, no obstante esto también ha puesto de manifiesto el peligro de padecer una embolia pulmonar a causa de una trombosis venosa profunda.

Esto comenzó a tener difusión masiva a partir de la muerte de una joven inglesa de 28 años, luego de un vuelo intercontinental de 20 horas. No obstante, la trombosis venosa profunda afecta principalmente a personas que tienen una internación prolongada luego de ser sometidas a cirugía.

La trombosis venosa se produce, principalmente, en situaciones en las cuales la circulación sanguínea por las venas se hace más lenta. Esto ocurre, frecuentemente, en los miembros inferiores, cuando la persona permanece sentada o también de pie, durante períodos prolongados, lo cual produce una dificultad en el retorno de la sangre al corazón, forzando su acumulación en las venas de las piernas.

Una pobre circulación en la sangre puede ser causa de dificultades respiratorias, taquicardia, dolores de pecho, pérdida del conocimiento o formar un coágulo de sangre en el interior de una vena, generalmente en las piernas.

En este último caso los síntomas más comunes son la hinchazón y el dolor en las mismas, especialmente en las pantorrillas, pero también el trombo de las venas puede desprenderse y emigrar hacia el pulmón, donde obstruye el paso de la sangre, provocando la embolia de pulmón, cuyas consecuencias pueden ser fatales.

Básicamente este problema puede presentarse cuando la falta de movilidad por períodos prolongados, algo usual en vuelos intercontinentales, sentado varias horas en las reducidas dimensiones de la butaca de un avión, compromete el sistema circulatorio.

Conocido como el "síndrome de la clase turista", porque es más frecuente en pasajeros que viajan en dicha clase, lo que se debe al menor espacio disponible, tanto de los asientos, como la distancia entre los mismos, que obliga a estar demasiado tiempo en posturas incómodas.

Toda la industria del sector y fundamentalmente sus dos actores más importantes, los fabricantes de aeronaves y las líneas aéreas, han tenido una política de constante expansión en un escenario altamente competitivo.

En tal sentido aumentar la cantidad de pasajeros transportados por avión, mejora indudablemente la relación costo / beneficio, lo que consigue a cambio de una disminución en el espacio disponible para cada pasajero.

Otros factores de riesgo que sumados aumentan la predisposición a este cuadro son la edad, el sobrepeso, el consumo de alcohol y tabaco, la hipertensión, los tratamientos con estrógenos y anticonceptivos orales, el embarazo, el parto, padecer enfermedades de la coagulación, operaciones recientes y los antecedentes cardíacos en general.

Más allá del estado de salud física de cada uno, resulta importante tener presente los siguientes consejos de la Asociación de Medicina Aeronáutica de Estados Unidos (ASMA) destinados a prevenir y evitar problemas circulatorios en vuelos prolongados:

- levantarse regularmente, cada hora, estirarse y caminar un par de vueltas por los pasillos del avión

- realizar "ejercicios" estando sentado: estirar las piernas, mover los pies, rotar la cabeza y respirar profundamente

- evitar el consumo de alcohol, té y café, pueden tener efecto diurético y/o vasodilatador

- usar prendas confortables y holgadas, aflojarse el cinturón y soltar los cordones del calzado o quitárselos

- no cruzar las piernas y adoptar posturas cómodas y naturales para sentarse o dormir

- aprovechar todo espacio disponible, incluso asientos libres, evitando colocar equipaje debajo del asiento delantero pues restringe los movimientos

- beber bastante agua, antes y durante el vuelo, contrarresta la deshidratación normal que produce el ambiente seco de la cabina

- tomar una aspirina antes, durante y después de un vuelo prolongado puede mejorar la circulación. Consulte posibles contraindicaciones con su médico

Entre las medidas reducir el impacto de este tipo de accidentes, algunas aerolíneas han elaborado instrucciones orientadas al personal y al pasajero, llegando incluso a incorporarse advertencias en los pasajes, respecto a la misma.

Autor: Jorgelina Rosso