actualizado el
17/09/18

 buscar en el sitio
 servicios
 enlaces
 agregar a favoritos
 quienes somos
 herramientas
 mapas
 el clima
 horas,medidas &
 distancias
 tipo de cambio
 aeropuertos
 la electricidad
 lista para viajes
 accesos a
 embajadas
 oficinas de turismo &
 cybercafes
 
 notas de viajes 
Sydney, de cara al mar

Hay ciudades que están situadas junto al mar pero que viven de espaldas al mar. Con Sydney sucede exactamente lo contrario, hasta el punto de que, a veces, el viajero no sabe donde empieza una y termina el otro.

Para empezar, son más de 50 km de puerto, de los cuales solo el 25% está dedicado a cargueros, transatlánticos, etc., el resto es una ininterrumpida sucesión de mástiles blancos de embarcaciones de recreo, que muestra la pasión de los habitantes de Sydney por su mar.

Sydney con 3,5 millones de habitantes tiene 34 playas, entre todas esas playas, un nombre especial: Bondi. Ese es el paraíso de los practicantes de surf. También pueden mencionarse las playas de: Avalon, Palm Beach, Cooge, Curl Curl y Collaroy.

Todo en un clima templado que, durante el verano (diciembre a marzo), se sitúa entre los 25 y los 30 °, y en invierno casi nunca desciende por debajo de los 10 °.

Este clima agradable y templado hace que la relación Sydney / Océano se prolongue, sin altibajos, a lo largo de los doce meses del año. Pero hay un día especial, el 26 de diciembre, en que la bahía se llena de blancos mástiles, esperando el disparo de salida de la clásica regata Sydney-Hobart, en Tasmania. Desde el parque que hay en la cumbre del North Head, la panorámica es, realmente, espléndida.

Juegos Olímpicos del año 2000. "Comparte nuestro espíritu" fue el slogan que abanderó la candidatura de Sydney, la ganadora. ¿Cuál es ese espíritu?

Sin dudas la realización de unos Juegos Olímpicos racionales y ecologistas en una ciudad en la que funcionan sistemas selectivos de recolección de residuos, en la que los materiales de construcción deben ser no contaminantes, en la que hay un árbol en cada esquina y en cada rincón, en la que el transporte público cumple su función con creces y hace que el coche particular sea casi inútil.

Esa es Sydney, la puerta de Australia al mundo y viceversa, la ciudad que quiere convertirse en un modelo urbanístico para el siglo próximo. La ciudad que medio mundo conoce, sólo, por la curiosa silueta de la Casa de la Opera.

Detrás de lo que hoy parece una ciudad de insultante belleza, hubo una vez una imagen horrible y despiadada. Apreciada por los navegantes por su considerable profundidad y por la existencia de manantiales de agua dulce, Sydney Cove se convirtió, pronto, en el punto de destino de millares de presos británicos para quienes el gobierno de su Graciosa Majestad había decidido un viaje sin retorno.

Presidiarios, delincuentes o no, a los que la dureza del clima y la crueldad de la naturaleza convirtió en auténticos pioneros. Aún hoy, Sydney mantiene algo, bastante, de ese espíritu pionero. La ciudad es tolerante (no le queda otro remedio, si pensamos que en ella conviven más de 150 nacionalidades), atrevida y emprendedora. Sus calles respiran una frescura vital que el paso del tiempo parece acentuar todavía más. Negros, amarillos, cobrizos, blancos ... todos los colores de la piel reunidos en unos cuantos kilómetros cuadrados.

Es ese mismo espíritu el que ha convertido a Sydney en una ciudad ecologista, no sexista y, lógicamente, anti-racista al máximo, aunque todavía persista la herida dolorosa de los originales habitantes de la tierra, los aborígenes, aún hoy marginados en su propia tierra, situación que va cambiando lentamente.

Es aconsejable, iniciar nuestro paseo por The Rock, muy cerca de los muelles. Es ahí donde vivían los primeros habitantes, donde se formó la ciudad. Arquitectura colonial, posadas, almacenes y burdeles se han ido convirtiendo en pubs, restaurantes o tiendas de recuerdos, todo para los turistas, que invaden cotidianamente estas calles. Pero The Rock no ha perdido el desgarrado aire de pionero a la fuerza que tuvo en su origen.

El contraste está en la zona de The Cross, barrio bohemio, barrio de artistas, donde el viajero puede encontrar las mejores músicas, el jazz y el funk, y, de vez en cuando, toparse con las muestras artísticas callejeras más inesperadas.

El centro comercial de la ciudad se levanta en los alrededores del Circular Quay, al sur del maravilloso puente que cruza parte del puerto de Sydney. Ese es un punto de mucho tráfico, de un ir y venir incesante. Es el lugar en que los transbordadores cargan y descargan 24 horas al día. Y ya que hablamos del puente, bueno será decir que es, probablemente, el mejor mirador sobre la ciudad, especialmente al atardecer.

Entre los edificios construidos para impresionar, en Darling Harbour encontramos el Acuario de Sydney, el más grande del mundo, no muy lejos, se alza la Power House, un impresionante museo interactivo. La estilizada silueta de la Torre de Sydney, que se levanta sobre la bahía, resulta un mirador imprescindible para comprender la estrecha relación amorosa que une Sydney con el Océano Pacífico.

Autor: Martha C. Reed


(click en las fotos)